viernes, 14 de agosto de 2009

URBE MANIFIESTO*


Es normal que nosotros los jóvenes estemos en contra de lo establecido. Es normal que le saquemos el dedo medio a lo que no nos gusta. Es análogo. Es natural. Y así como cada quien tiene su punto de vista sobre las cosas, respetamos aquellos que no se parecen a los nuestros. Diversidad. Pluralidad. Inconformismo. Esas son las células que corren por nuestra sangre constantemente y no podemos aceptar que nadie nos obligue a hacernos una transfusión.


Desde que empezamos a entender cómo funcionan las cosas a nuestro alrededor y agudizamos nuestro ojo crítico contra todo lo que nos pasa por el frente, todo adquiere otro sentido –que muchas veces es totalmente diferente al que quieren meternos por los ojos-. Porque si es algo que nos diferencia de los señores y de las doñas es la autenticidad y el rechazo hacia la hipocresía. Si no nos gusta, no nos gusta y punto. No lo andamos ocultando por lo que digan los demás.

Estar en contra, más que un derecho es un deber para con nosotros mismos. Seguir un camino como borrego significa traicionar a nuestra propia naturaleza. Eso sí, la violencia nunca ha sido el camino para hacer valer esto. La violencia es el arma de los que no tienen razón y nosotros los jóvenes la tenemos. No importa lo que pienses, pero caerle a coñazos a los demás para que entiendan tu manera de ver las cosas hace que lo pierdas todo. Los animales son los que se comportan así, ¿y no se supone que lo que nos diferencia a los humanos de ellos es la racionalidad?

Si nosotros los jóvenes no luchamos por el país que nos tocará en un futuro próximo, ¿quién lo hará? Lo que nos rodea es de nosotros. Allí vivirán nuestros hijos y será el hábitat de nuestra futura familia. Nadie más tiene la responsabilidad de cambiar el curso de las cosas cuando no funcionan. Y si crees que funciona, pues bienvenid@. También estás en tu derecho.

Más que nuestro punto de vista como medios de comunicación, queremos hablar como jóvenes. Condenamos cualquier tipo de violencia, venga de donde venga. Los argumentos son las verdaderas balas y la inconformidad el escudo más imbatible. Hoy fueron 12 periodistas de nuestra Torre quienes fueron víctimas de la violencia. Hoy fueron un centenar de jóvenes que mostrando su descontento fueron reprimidos con violencia. Hoy fueron muchas las personas que demostraron que la violencia es el camino más fácil para perderlo todo.

Siempre han dicho que los jóvenes somos apáticos, demostremos lo contrario. Vayamos en contra del sistema. Sea éste u otro.

2 comentarios:

barinas_venezuela dijo...

ien por eso Goncalves. Salu2 dsd Bnas.

"Recorro mis caminos NO me baño en miel" dijo...

SOMOS EL FUTURO?
JA, DIRIA Q SOMOS UN PRESENTE PERMANENTE :)
LOS JOVENES VENEZOLANOS SII VAAAN!!

MENTES POSITIVAS,BUENAS VIBRAS..

JUJU..
SER JOVEN Y VENEZOLANA M ENCANTA.
UN PAÍS SALE ADELANTE CON TRABAJO TRABAJEMOS SOMOS MÁS..